EL ATLAS
Autores
Quiénes Somos
Introducción
Area de Estudio
Metodología de Trabajo

ESPECIES (TAXONOMÍA)
Mammalia
Sauropsida: orden Testudines

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

CONTACTO

VENADO GRIS
(Mazama gouzobuira)


TRACTO DIGESTIVO

Seleccione la imagen para ampliar


Estómago

El estómago del venado gris, como ocurre en los rumiantes domésticos, se dispone ocupando la mitad izquierda de la cavidad abdominal e incluso parte del lado derecho. Es un estómago policavitario, en el que las dos primeras cavidades (rumen y retículo) se encargan de la fermentación, degradación y absorción de los elementos vegetales ingeridos. En la tercera cavidad (omaso) tiene lugar la absorción de agua. La mucosa de rumen, retículo y omaso es de carácter aglandular. El cuarto compartimento (abomaso) se asemeja al estómago monocavitario, y está totalmente revestido por mucosa glandular.

             

Rumen

El rumen es, con diferencia, el mayor de los cuatro compartimentos del estómago policavitario. Ocupa la mitad izquierda de la cavidad abdominal, desde el diafragma hasta la entrada de la cavidad pélvica. Los surcos longitudinales izquierdo y derecho y los surcos craneal y caudal dividen el rumen en los sacos dorsal y ventral, que internamente están ampliamente comunicados mediante el orificio intrarruminal. Los surcos coronarios dorsal y ventral determinan que cada uno de los dos sacos presente un compartimento caudal denominado saco ciego caudodorsal, en el caso del saco dorsal, y saco ciego caudoventral, en el caso del saco ventral. Internamente, cada uno de los surcos que se observan externamente se corresponde con un engrosamiento de la pared ruminal llamado pilar.

La porción craneal del saco dorsal recibe el nombre de atrio del rumen, que actúa dirigiendo el alimento ingerido en función de su estado de degradación hacia el retículo, hacia el rumen o hacia el esófago durante el acto característico de la rumia. La porción craneal del saco ventral se denomina receso del rumen.

La mucosa ruminal presenta diferenciaciones llamadas papilas. A través de ellas se reabsorben los productos de la degradación del alimento que se forman por la fermentación bacteriana que tiene lugar en el rumen.

         

Retículo

Se dispone cranealmente al rumen, entre éste y el diafragma, y ventralmente al cardias, donde termina el esófago. Se encuentra ampliamente comunicado con el rumen, con el que constituye una unidad funcional, a través del orificio ruminorreticular. La mucosa del retículo presenta un aspecto de red definida por crestas que delimitan celdillas de forma poligonal.

En la pared medial del retículo, desde el cardias hasta el orificio reticuloomásico, se sitúa el surco del retículo. El surco, que está delimitado por dos labios prácticamente verticales, se cierra cuando el lactante mama de modo reflejo, formando un tubo que posibilita que la leche ingerida alcance directamente el omaso y, más allá, el abomaso, donde se comenzará a digerir.

   

Omaso

El omaso se sitúa en la parte derecha de la porción intratorácica de la cavidad abdominal. Comunica con el retículo a través del orificio reticuloomásico, por donde pasan los restos de alimento una vez que están suficientemente digeridos. Su pared está diferenciada en láminas de diverso tamaño, que amplian la superficie de la mucosa y facilitan la función de absorción de agua que caracteriza a este órgano.

   

Abomaso

Se dispone ventralmente en la cavidad abdominal, entre el orificio omasoabomásico y el píloro. Su forma recuerda a la del estómago monocavitario, y se puede reconocer una curvatura mayor, situada ventralmente, y una curvatura menor, situada dorsalmente. La mucosa muestra los pliegues espirales, que son de carácter permanente.

    

Intestino

El intestino de los herbívoros domésticos alcanza una longitud 25 veces mayor que la longitud corporal, siendo considerablemente más largo que en carnívoros, donde llega a tener apenas una longitud entre tres a cuatro veces la longitud corporal. En el venado gris, la longitud total del intestino alcanza unas 8,6 veces la longitud corporal (11 m de longitud). Estas medidas son menores a las observadas en herbívoros domésticos.

      

Intestino delgado

El intestino delgado se sitúa entre el píloro y el orificio ileal. Sus asas se disponen en la mitad derecha de la cavidad abdominal. Está formado por tres porciones:

• Duodeno. La porción más proximal del intestino delgado se extiende entre el píloro y la flexura duodenoyeyunal
• Yeyuno. Es la porción de mayor longitud.
• Íleon. Es un segmento corto que se une al ciego por medio del pliegue ileocecal. Su gruesa capa muscular evita el reflujo del contenido intestinal desde el intestino grueso.

Intestino grueso

El intestino grueso se extiende desde el orificio ileal hasta el ano. Sus tres partes son:

• Ciego. El ciego del venado gris no presenta tenias ni haustras. Mide aproximadamente 20 cm de longitud. Su reducido tamaño, a pesar de que el venado gris es un herbívoro, se debe a que en los rumiantes el compartimento ruminorreticular es el lugar que actúa como principal cámara de fermentación donde se digiere la celulosa.

• Colon. Como en los rumiantes domésticos, el colon ascendente está enrollado en forma de disco espiral con giros centrípetos y centrífugos. A continuación se sitúa el colon transverso, que es corto y que se prolonga con el colon descendente para llegar hasta la entrada de la cavidad pélvica.

• Recto. Está situado en la cavidad pélvica y finaliza en el canal anal.

En la Tabla 1 se indican las dimensiones (en cm) de las diferentes partes del tracto digestivo del venado gris.

Hígado

El hígado se encuentra protegido por las costillas en la mitad derecha de la porción intratorácica de la cavidad abdominal. Presenta una cara diafragmática, en contacto con el diafragma, y una cara visceral, en contacto con el retículo y el omaso.

Los lóbulos hepáticos se encuentran separados por incisuras o fisuras interlobulares. Al contrario que en los carnívoros, en el caso del venado gris las fisuras están escasamente marcadas. En los carnívoros las profundas fisuras del hígado permiten el deslizamiento de los lóbulos entre sí durante los amplios movimientos de extensión y flexión del tronco. En el venado gris la columna vertebral es menos y en consecuencia no es necesaria la presencia de fisuras pronunciadas.

El patrón lobular del hígado del venado gris, que es similar al de los rumiantes domésticos, es el siguiente:

Lóbulo izquierdo
Lóbulo cuadrado
Lóbulo caudado, en el que se diferencian el proceso papilar y el proceso caudado
Lóbulo derecho

El venado gris no presenta vesícula biliar.